Origen de las fiestas de cumpleaños

Las costumbres que la gente tiene hoy en día para celebrar sus fiestas de cumpleaños se remontan a muchos siglos atrás en la historia.

Según investigaciones esta celebración nace dentro del dominio de la magia y la religión. En la antigüedad, las costumbres de felicitar, dar regalos y hacer una fiesta de cumpleaños, con las velas encendidas, tenían el propósito de proteger los demonios guardianes de las personas, a los que se les celebraba su fiesta de cumpleaños en forma de agradecimiento y para garantizar la seguridad de las personas durante el año entrante.

Hasta el cuarto siglo, el cristianismo rechazó la celebración de la fiesta de cumpleaños como una costumbre pagana.

Las fiestas de cumpleaños proceden de la práctica pagana de la astrología. Miles de años atrás cuando los hombres observaban el cielo y trazaron un gráfico de las estrellas, inventaron un calendario y calcularon las fechas de los nacimientos, hasta la mínima hora, de los reyes, gobernantes y de sus sucesores. Estos antiguos astrólogos paganos examinaron meticulosamente los horóscopos y presagios de fechas de nacimientos, ellos creían que el destino de los ricos y poderosos podían afectar a toda la sociedad. En el antiguo Egipto, los faraones ordenaban que los negocios cerraran en sus cumpleaños y daban enormes fiestas de cumpleaños para cientos de sirvientes. En la antigua Grecia, los hombres ricos se juntaban en clubes de cumpleaños, los cuales eran exclusivamente de hombres que compartían sus fiestas de cumpleaños. Una vez al mes el club celebraba una fiesta. Cuando un miembro moría, dejaba su dinero para ayudar a pagar futuras fiestas. Los griegos creían que toda persona tenía un espíritu protector, o daemon, que estaba presente el día de su nacimiento y que cuidaba de ella durante su vida. Este espíritu tenía una relación mística con el dios en cuyo día de cumpleaños la persona nacía. Los romanos también aceptaban esta idea. Esta idea fue transmitida al campo de las creencias humanas y se refleja en la idea del ángel custodio, el hada madrina y el santo patrón. La costumbre de de celebrar las fiestas de cumpleaños con tartas o bizcochos con velas encendidas comenzó con los griegos. Se ponían sobre los altares del templo de “Artemis” tartas redondas como la luna, hechas con miel, con cirios encendidos. La creencia folklórica, es que las velas de cumpleaños están dotadas de magia especial para conceder deseos. Los cirios encendidos y los fuegos relacionados con sus sacrificios han tenido un significado místico especial desde el tiempo en que el hombre comenzó a erigir altares a sus dioses, de modo que las velas de cumpleaños rinden honra y tributo a la criatura que celebra su fiesta de cumpleaños y le traen buena suerte. En la antigua Roma, el emperador daba grandes fiestas de cumpleaños en su propio honor, que incluían paradas, circos, y combates de gladiadores. La celebración de la fiesta de cumpleaños era tan importante para el ciudadano Romano que el calendario Romano designaba una mayoría de días para alguna forma de celebración, incluyendo muchos cumpleaños de dioses y hombres famosos.

El calendario Romano, con su énfasis en celebraciones continuas, ha tenido una gran influencia en la sociedad moderna.

Con el ascenso del cristianismo, la tradición de celebrar las fiestas de cumpleaños cesó por completo. Para los primeros seguidores de Cristo, oprimidos, perseguidos y martirizados por judíos y paganos, y que creían que los niños entraban en este mundo con sus almas ya manchadas por el pecado original de Adán, el mundo era un lugar duro y cruel, en el que no había razón para celebrar fiesta de cumpleaños de nadie. Sin embargo, puesto que la muerte era la auténtica liberación, el paso al paraíso eterno, el día de la muerte de cualquier persona merecía ser conmemorado con plegarias. Contrariamente a la creencia popular, eran los días de la muerte, y no del nacimiento de los santos, los celebrados y los que se convertían en sus festividades.

Los historiadores de la Iglesia interpretan muchas referencias cristianas primitivas a los aniversarios como el paso a la otra vida. El aniversario de un santo no es aquel en que nacieron en la carne, sino aquel en el que mueren. Otra razón por la que los primeros padres de la iglesia predicaban contra la celebración de las fiestas de cumpleaños. Ellos consideraban estas festividades, originadas entre egipcios y griegos, como reliquias de las prácticas paganas. En el año 245 d.C., cuando un grupo de antiguos historiadores cristianos trató de fijar la fecha exacta del nacimiento de Cristo, la Iglesia católica consideró sacrílega esta investigación, proclamando que sería pecaminoso celebrar el nacimiento de Cristo como si fuese un faraón.

Sin embargo, en el siglo IV la Iglesia empezó a modificar su actitud respecto a las celebraciones de las fiestas de cumpleaños, e inició también serios estudios para determinar la fecha del nacimiento de Cristo. El resultado, marcó el comienzo de la tradición de la Navidad. Con la celebración de la natividad de Cristo, el mundo occidental recuperó la celebración de las fiestas de cumpleaños.

En el siglo XII, las parroquias de toda Europa registraban ya los nacimientos de sus habitantes, y las familias tomaban tales fechas con celebraciones anuales.

Las celebraciones de las fiestas de cumpleaños en la Biblia son mencionadas en tres ocasiones diferentes.

El primer relato está en Génesis (Gen. 40:1-23) En el segundo relato, la figura del Nuevo Testamento (Mat. 14:3-11) y el último relato está en el libro de Job. (Job 1:4).

Hace muchos años comenzó la tradición de las fiestas de cumpleaños en Europa. Las fiestas modernas de cumpleaños y las celebraciones de los niños toman su forma principalmente de Alemania, donde el niño del cumpleaños recibe regalos, escoge un menú y la dan un pastel de mantequilla o mermelada con una vela.

Decir “feliz cumpleaños” a los amigos y personas queridas era una manera supersticiosa de

protegerlos de malos espíritus. Cantos, gritos y aplausos de cumpleaños, se decía que era para traer suerte y apartar a los malos espíritus. Los juguetes para hacer ruido en los cumpleaños se usaban con la intención de que el ruido espantara a los espíritus de la mala suerte.

Se temía que los espíritus malignos eran atraídos hacia las personas que cumplían años. Para protegerlos del mal, los amigos y familiares acompañaban a la persona dicho día deseándole buenos pensamientos y deseos. Al principio los reyes, por su grandeza, eran los únicos que celebraban fiestas de cumpleaños. Luego con el tiempo los niños fueron incluidos. Las primeras celebraciones surgieron en Alemania y se llamaron “kinderfeste”.

Las tradiciones de la fiesta de cumpleaños en diferentes partes del mundo:

- África: Varios países de esta nación celebran iniciaciones a grupos de niños, en vez de sus fiestas de cumpleaños. A una edad predeterminada ellos aprenden las leyes, creencias, costumbres, canciones y bailes de sus tribus.

- China: Los niños que cumplen años les ofrecen sus respetos a sus padres y a ellos le regalan dinero. Familiares y amigos son invitados para comer y les sirven fideos; esto es para desearle al niño una vida eterna.

- Dinamarca: En la ventana se pone una bandera para indicar que alguien de esa casa cumple años. Se ponen regalos alrededor de la cama mientras el niño duerme, para que sea lo primero que vea al despertar.

- Ecuador: Al cumplir la niña sus quince años habrá una gran celebración, donde ella usará un traje color rosa. Su padre le coloca su primer par de zapatos con tacón alto y bailan un vals.

- India: El niño que cumple años lo visten con mucho colorido para la escuela y se le regala chocolate a sus compañeros.

- Japón: Los niños que cumplen años los visten con ropa totalmente nueva para la ocasión.

- Noruega: El estudiante que cumple años pasa al frente de salón de clase, escoge un amigo para bailar, mientras el resto de sus compañeros de clase le cantan una canción.

- Israel: El niño que cumple años es sentado en una silla, mientras los adultos lo alzan y bajan el número de veces que cumple años más uno para la buena suerte.

-Nepal: En la frente del niño se pone una mezcla hecha de arroz y color para la buena suerte.

- Irlanda: El niño que cumple años es alzado al revés en el aire y luego bajado para darle golpecitos en el suelo según el número de años que cumple más uno para la buena suerte.

También es costumbre (al menos en España y Argentina) tirar de las orejas del que cumple años, una vez por cada año que cumple. En otros países como Estados Unidos se dan tantas nalgadas como años tenga.

pubcardenal.es

 

 

 

 

 

 

 

 


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: